Lipo-HIFU


Lipo-HIFU

Es la mejor alternativa existente a la liposucción tradicional para aquellos que quieran eliminar la grasa de zonas localizadas sin necesidad de cirugía. Es un método rápido, seguro y eficaz.

Se aplica en zonas como antebrazos, abdomen, piernas, flancos, cartucheras.

Adicionalmente, al tener un efecto calor sobre la piel, consigue reafirmarla dejándola con un aspecto liso y sano después de su aplicación.

Este proceso de liposucción sin cirugía, consiste en que a través de ondas de alta frecuencia, se destruyen los adipocitos (células grasas) concentrados en las zonas profundas de la piel reduciendo el volumen que ocupaban de forma gradual.

Los resultados de la aplicación del HIFU pueden ser permanentes siempre y cuando se mantenga una dieta adecuada y se complemente con actividades físicas a fin de mantener tu peso ideal.

Este efectivo tratamiento requiere sólo una sesión y su proceso de recuperación es prácticamente inmediato.

Posterior al procedimiento, es importante beber 2 litros de agua al día y realizarse drenajes linfáticos durante los tres meses siguientes. Los resultados se observan mayormente entre las 8 y 12 semanas después de realizado el tratamiento, cuando la grasa destruida haya desaparecido por completo del organismo será visible la pérdida definitiva de contorno tratado (alrededor de 2-5cm, dependiendo de cada persona).

Beneficios:

  • Resultados en una sola sesión (tratamiento no-invasivo).
  • Es un procedimiento rápido (Aprox. 1 hora).
  • Versatilidad en el tratamiento.
  • Alta efectividad, incluso dentro de áreas pequeñas y curvas.
  • Resultados visibles en 8 a 12 semanas.
  • Mínima incomodidad.
  • Pequeño o nulo tiempo de recuperación.

Contraindicaciones HIFU (facial y/o corporal):

  • En los casos de embarazo y lactancia.
  • Alteraciones de la coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares,
  • Cáncer, o casos de sobrepeso importante.
  • Personas con Cardiopatías graves, marcapasos, desfibriladores o cardioversores.
  • Personas con implantes estéticos como Botox, rellenos etc.
  • Heridas abiertas y no curadas.
  • Acné severo.
  • Implantes metálicos en la zona del tratamiento.
  • Pacientes con fiebre alta o después de haber consumido alcohol.
  • Pacientes con enfermedades mentales de alta sensibilidad.
  • Pacientes con epilepsia.
  • Pacientes con insuficiencia renal.
  • Pacientes con infecciones graves.